header-image

Región Vitivinícola de Alte Rebe

Baden es una de las regiones más importantes vitivinícolas de Alemania. Se encuentra en el suroeste del país, entre Alsacia en Francia y la Selva Negra en Alemania, y se extiende hasta el Lago de Constanza. En total Baden cuenta con 15,834 hectáreas de viñedos.

La zona con más prestigio dentro de Baden es el Kaiserstuhl que se ubica en el valle del Rin, entre la ciudad de Freiburg y el río Rin. Aquí se producen vinos complejos de alta calidad, con notas de minerales muy particulares. Esto se debe al particular suelo de la zona: volcánico y loess – un suelo blando de sedimentos arcillosos de tipo eólico – un suelo muy fértil e ideal para la uva.

Otro factor fundamental para el resultado de estos vinos tan reconocidos es el clima. El Kaiserstuhl es la zona más caliente de Alemania, contando con más horas de sol. A pesar de esto sigue siendo una región suficientemente fría para producir vinos afrutados con agradable nivel de acidez.

Cortesía de WG Oberbergen

header-image

Alemania y sus Vinos Blancos

En Alemania se produce vino desde los tiempos de los romanos pero no es hasta el año 800 que Carlo Magno impulsa el crecimiento de los viñedos a lo largo de los ríos Rin y Mosela. Durante el siglo 12 se fundan diversos monasterios en esta región y son los monjes quienes tienen los viñedos más grandes y mejoran la preparación del vino.

El clima del valle del Rin presenta una caída en las temperaturas durante las últimas semanas de maduración de la uva. Este fenómeno genera vinos con notas de frutas frescas y con cierta acidez. Este juego entre lo frutal y lo ácido da como resultado vinos particularmente complejos e interesantes, sobre todo en los vinos blancos.

Dos tercios del vino producido en Alemania es vino blanco, gracias a su clima y sus tipos de suelo tenemos vinos complejos de alta calidad. Una de las cepas más interesantes hoy es la Pinot en sus diferentes variedades, entre las que destacan el Pinot gris (Grauer Burgunder), el Pinot blanc (Weißburgunder) y el Pinot noir (Spätburgunder), siendo esta última la uva de vino tinto más plantada en el país.

header-image

Historia del Vino

El vino se remonta a los tiempos de Mesopotamia. En este tiempo era, como otras bebidas en la historia de la humanidad, un bien que únicamente se utilizaba en ceremonias y solo una reducida parte de la población podía disfrutar de él. Llegaba a Babilonia transportado por los ríos Éufrates y Tigris desde la zona conocida como la luna media fértil.

Para cuando Grecia estaba en su apogeo la vid era una de las plantas más cultivadas, junto con el trigo y el olivo. En esta época los vinos tenían que ser reducidos con agua para beberse, ya que se creía que solo los dioses podían beber el vino puro.

Es aproximadamente a partir del siglo II, con los romanos, que los viñedos toman cierta importancia en la economía agrícola y es entonces cuando se le empieza a prestar atención a la cata del vino. En este periodo inicia el comercio a mayor escala y surgen tres tipos de vino: los de alta calidad para una élite que podía pagarlos; los vinos de gran consumo con un precio módico que podían beberse con frecuencia; y por último los de escasa calidad que se bebían a diario, enfocándose a la producción de cantidad y no de calidad. Con este desarrollo se da un declive en la producción de vino en Italia y al mismo tiempo toma fuerza la viticultura en Francia, España y Alemania.

En la edad media a partir de la importancia del uso del vino en la religión católica las vides son ampliamente difundidas. En este periodo los monjes se encargan de la producción y ponen gran énfasis en la calidad.

© 2019 Todos los derechos reservados | Made by: Agencia Mixen